10 Tipos de Ataques Informáticos Más Graves

Tipos de ataques informáticosEn los últimos años ha crecido el uso de la internet, trayendo consigo un aumento significativo de los delincuentes informáticos y los ciberataques. Estos se realizan desde todos los niveles posibles, pues incluso ya hay grandes organizaciones ilegales dedicadas a cometer todo tipo de estragos en los dispositivos.

Existen montones de tipos de ataques informáticos, pero casi siempre están alineados para afectar a las pequeñas y medianas empresas, así como a los usuarios más vulnerables mediante el uso de software maligno.

▷También te puede interesar: 8 Tipos de Virus Informáticos Vigentes En 2021

Índice De Contenidos

    ¿Qué son los ataques informáticos?

    Se le denomina ataque informático a cualquier agresión, arremetida, asalto y atraco realizado usando entornos virtuales y digitales, tales como ordenadores, dispositivos inteligentes, servidores, bancos de archivos, entre otros.

    Los ataques informáticos tienen la misión de afectar prioritariamente al equipo de la víctima, pero también a los dueños detrás de él. De hecho, pueden usarse varios ciberataques para robar información privilegiada, datos bancarios, archivos personales y hasta destruir completamente la data o el funcionamiento tecnológico.

    Los 10 Tipos de ataques informáticos más frecuentes

    Se pueden clasificar los ciberataques de múltiples formas, aunque por lo general se explican de acuerdo a los medios o la clase de ataque utilizado para cometer los actos delictivos virtuales, por lo que podemos determinar diez tipos de ataques informáticos.

    1. Virus

    Los virus son códigos malintencionados que se agregan en los sistemas informáticos a través de múltiples medios. Casi siempre se utilizan softwares y aplicaciones para instalarlos, aunque generalmente requieren que los usuarios los ejecuten para que comiencen a distribuirse.

    Estos pueden afectar el uso de los ordenadores, robar información, eliminar y reescribir los archivos para hacerlos inaccesibles, cifrar ciertos elementos para que no puedan ser quitados del sistema, entre cientos de otras formas de ataque.

    2. Malware

    El Malware significa software maligno, el cual ha sido desarrollado con el fin de dañar los dispositivos en donde sean instalados. Puede venir integrado en otras aplicaciones o en archivos, pero previamente se deben instalar para que comiencen los ataques.

    Hay montones de tipos de malware (el virus es uno de ellos), y estos pueden ser totalmente dañinos para el equipo afectado. De hecho, son capaces de eliminar carpetas importantes del sistema, hasta destruir completamente un disco duro u otros hardware.

    3. Gusanos

    Un gusano informático es de las formas de ciberataque más frecuentes. Se envían a través de correos electrónicos y se filtran en memorias USB para duplicar su contenido, sin que el usuario tenga que ejecutarlo como sucede con los virus o malware.

    La característica principal del gusano en una unidad de almacenamiento es la de borrar los archivos u ocultarlos a simple vista, agregándolos en carpetas que se denominan como ‘agujeros’. También pueden provocar ataques remotos en los sistemas intervenidos.

    4. Troyanos

    Aunque se asemejan mucho a los virus, los troyanos no se propagan de manera masiva y el fin es diferente. Su tarea es abrir una especie de puerta, desde donde se puedan instalar otro tipo de software malicioso o programas espías controlados de manera remota.

    Se denomina como troyano porque vienen integrados en archivos o aplicaciones que parecen inofensivas, pero que traen consigo código malicioso para afectar el equipo y robar información. No se pueden detectar fácilmente sin el uso de un antivirus.

    Lee También:   5 Tipos de Acoso Cibernético Más Comunes en 2021

    5. Spyware

    Cómo su nombre lo indica, es un tipo de ataque informático que se centra en espiar a los usuarios. Este se instala a través de otras aplicaciones y puede robar información, encender la cámara del equipo para ver a las personas, así como saber los sitios web que visita.

    Los Spyware casi nunca se pueden detectar a simple vista, porque vienen camuflados en forma de aplicación o de extensión. Además, son amenazas que son controladas remotamente de manera directa o indirecta por los responsables del ataque.

    6. AdWare

    Tal vez es de los ataques menos agresivos, pero no se puede subestimar. El AdWare es un tipo de spyware utilizado para generar montones de anuncios y en cantidades invasivas, afectando la experiencia de uso de los usuarios.

    Un Adware viene empaquetado en las aplicaciones y en las extensiones instaladas y puede reflejarse en anuncios de todo tipo, incluyendo links falsos, imágenes, banners, videos y hasta ventanas emergentes. Recopila información y la envía a los atacantes.

    ▷Lee: Los 6 Tipos de Delitos Informáticos Más Comunes en la Web

    7. RansomWare

    Este es de los ataques informáticos más graves porque se utilizan con fines de extorsión. El Ramsomware se envía a través de correo electrónico o en páginas webs, utilizado anzuelos como links o anuncios en las que el usuario da clic.

    El error es pinchar sobre ellos, porque una vez abierto se instala un malware que roba la información de acceso de cuentas, redes sociales, bancos, entre otros. Los atacantes extorsionan a los usuarios para devolverle los datos a cambios de criptomonedas y similares.

    8. Doxing

    Muchos consideran el Doxing como un tipo de Ransomware, salvo que este ataque persigue un fin específico: publicar la información raptada en diversas plataformas de internet, si la víctima no accede a las peticiones de la extorsión del atacante.

    El Doxing encripta la información para que los dueños no puedan recuperarla. Pero la publicación del contenido se hace de manera abierta, afectando a las empresas o a los usuarios en sectores como la reputación o las ventas.

    9. Phishing

    Los ciberataques como el Phishing son distintos porque por lo general no utiliza malware o software para robar información, sino que los atacantes lo hacen de manera directa haciéndose pasar por entidades, personas, empresas, etc…

    A través de llamadas falsas, correos electrónicos, mensajes de WhatsApp y similares, el usuario recibe mensajes persuasivos para que envíe información importante o datos de acceso, robándola de inmediato.

    Un ejemplo claro de Phishing es el de WhatsApp. Miles de usuario se han quedado sin sus cuentas debido a que reciben un mensaje con un número desconocido, en el que le escriben en nombre de la empresa y le piden el código enviado, tomando el control de ella.

    10. DDoS

    Finalmente tenemos a los ataques DDos (Denegación de Servicio Distribuido), un tipo de amenaza en la que el atacante envía múltiples peticiones y solicitudes a una plataforma, página web, aplicación o servicio para hacerlos colapsar y dejar la puerta de acceso vulnerable.

    Además, los ataques DDoS tienden a ser parasitarios, porque a través de troyanos y malware propagados independientemente en los ordenadores de otros usuarios de internet, pueden lograr que estos también ataquen a los servidores sin que si quiera se den cuenta.

    Lee También:   Los Archivos P7M – Qué Son, Características, Cómo se abren

    Conclusiones

    Los tipos de ataques informáticos descritos anteriormente son de los más frecuentes, pero sobre todo de los más graves que encontrarás. Algunos pueden parecer inofensivos para lograr ingresar a los sistemas operativos y hacer sus estragos sin ser detectados.

    Otros como los virus o gusanos tienen rastros muy comunes que permiten eliminarlos haciendo uso de programas de antivirus, pues casi nunca se pueden deshacer sin la intervención de este tipo de herramientas.

    ►TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR◄

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciéndote contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Quiero saber más